ŠKODA logo

Apenas puedo salir con la bici sin estornudar ahora que estamos en la temporada de polen. En realidad estoy sentado adentro con una ventana abierta en este momento y ya tengo moqueo nasal y picazón en la garganta. Si eres alérgico al polen y te gusta el ciclismo has vivido estás sensaciones. Y las alarmas ya se disparan cuando miras las previsiones online y ves que los datos están por las nubes. Incluso puedes dejar de salir en bici al día siguiente.

Pero el caso es que quieres salir en bici. Afortunadamente, además de los medicamentos que se encuentran en las farmacias, hay otros remedios naturales para continuar andando en bicicleta durante la temporada de polen. Veamos algunas de ellas a continuación.

1. Cremas nasales naturales

Si aplica estos bálsamos o cremas en la base de la nariz y las fosas nasales, atraparán las partículas de polen antes de que lleguen a la nariz. Estos se pueden encontrar en tiendas que venden productos orgánicos y/o naturales, pero también es posible hacerlos en casa. Hay varias recetas en línea con ingredientes naturales como cera de abeja y aceite de coco.

2. Miel

Por miel, no me refiero a la miel producida en masa que se encuentra en los grandes supermercados – me refiero a la miel producida localmente. Esta miel contiene polen de plantas y flores de su zona y si la consume regularmente antes de la temporada de alergias, puede ayudar a desensibilizar su cuerpo al polen que se encuentra en su territorio.

3. Cebolla

Las cebollas contienen altos niveles de quercetina, un antihistamínico natural. Al comer cebollas amarillas o blancas, es mejor tener en cuenta que las de invierno contienen casi cuatro veces más quercetina que las de verano. Además, mientras que las cebollas amarillas o blancas deben ser cocinadas, las cebollas rojas deben ser consumidas crudas para una máxima efectividad.

4. Camomila o Manzanilla

La temporada de polen es un buen momento para tomar un descanso de las bebidas que contienen cafeína, azúcar refinada y productos lácteos, todos los cuales son conocidos por desencadenar la liberación de histamina. Pruebe con tés de hierbas en su lugar. Una buena opción es el té de manzanilla, que actúa como antihistamínico y tiene propiedades antiinflamatorias. La manzanilla alemana es la mejor variedad para combatir la fiebre del heno porque contiene los niveles más altos de azuleno, un antihistamínico natural. También puede utilizar bolsas de té de manzanilla usadas y enfriadas como una compresa para aliviar la picazón y la inflamación de los ojos.

5. Te de ortiga picante

Este es otro té maravilloso para aliviar los síntomas de la alergia. Las ortigas urticantes tienen un alto contenido de quercetina, el antihistamínico que también se encuentra en las cebollas. Si está de humor para bricolaje, en lugar de tomar un té comprado en la tienda, salga y recoja algunas hojas de ortiga nuevas o hágalas crecer usted mismo. ¡Sólo recuerda usar guantes!

6. Romero

Esta hierba es una fuente concentrada de ácido rosmarínico, que suprime nuestra respuesta a las alergias provocadas por el polen y reduce la congestión nasal. Para obtener la concentración más densa de ácido rosmarínico para cada gramo de la hierba, elija la versión seca. Otras hierbas que contienen grandes cantidades de este ácido incluyen salvia, orégano y tomillo.

7. Menta

La menta también contiene altos niveles de ácido rosmarínico – ¡la menta seca contiene casi el doble de la cantidad de este ácido que el que se encuentra en el romero seco! Así que una opción sería beber té de menta. Otra opción sería usar aceite esencial de menta – puede añadirse a un vaso de agua o, para un alivio rápido mientras está en el camino, coloque unas gotas en un pañuelo desechable e inhale.

8. Acupuntura

La acupuntura puede ayudar a aquellos que sufren de fiebre del heno, pero también es posible estimular los puntos de acupuntura sin usar agujas. Esto se puede hacer usando imanes diseñados para este propósito o simplemente usando presión, lo que se conoce como acupresión. Uno de los puntos de presión más útiles para la fiebre del heno se llama Ying Xiang o “Fragancia de Bienvenida” – también se conoce como el punto 20 del intestino grueso (LI-20 para abreviar). Los puntos están situados justo al lado de las fosas nasales, en los surcos nasolabiales. Para aliviar la fiebre del heno, presione estos dos puntos con los dedos; un minuto de dos debería ser suficiente.