ŠKODA logo

¿Tiene alguna meta o reto deportiva? ¿Quiere convertirse en un plusmarquista mundial? ¿Cree que es una locura? Pues esta es la historia de Michal Subrt, de la República Checa, quien logró el título desde cero. Lo que consiguió parece copiado del guión de una película de Hollywood.

En 2011, Michal Subrt cumplió cuarenta años. Obeso, constantemente cansado, luchando contra el colesterol alto y la inclinación a la diabetes, acababa de recibir un mensaje sobre los malos resultados de las pruebas de hígado. Fue todo menos un buen comienzo para una carrera deportiva. Pero a Michal no le importaba mucho. En sólo cinco años se convirtió en un atleta que batió el récord mundial.

Mucho antes, cuando visitó a su médico de cabecera en 2011, Michal recibió instrucciones de ver al Sr. Smetana y mostrarle su tarjeta de paciente; casualmente, el Sr. Smetana era un conocido propietario de la funeraria local. Con 108 kg de peso corporal y una variada gama de enfermedades, Michal quedó desesperado. El médico le dijo que cambiara el estilo de vida o de lo contrario…

En este momento tan oscuro, Michal recordó la apuesta que había hecho con un amigo hace tres años -que terminaría una carrera de maratón- y decidió que era el momento adecuado para arriesgarse. Como Michal no quería completar la carrera simplemente caminando por el campo, se puso en contacto con el entrenador Petr Kopriva, que se suponía que le ayudaría con el acondicionamiento y que, más allá de cualquier expectativa, hizo que Michal se familiarizara con el triatlón. “Petr no quería que corriera antes de perder peso, así que me hizo andar en bicicleta y nadar. Después de un poco de práctica, participé en mi primera carrera corta sólo para compararme con los demás e instantáneamente me enamoré de este deporte”, recuerda Michal. Unos cuantos eventos después acabó el Ironman de Zurich. Y luego vino la oferta de participar en El EPIC5.

Cinco días de dolor

El EPIC5 es probablemente la carrera de resistencia más difícil y extrema del mundo. Sólo pensar en ella ya cansa. Debes nadar 3,8 km en el océano, pedalear 180 kilómetros y correr una maratón entera. Y luego repite toda esta tortura al día siguiente. Y luego de nuevo durante cinco días en total – cada día moviéndose a otro evento organizado en una isla diferente de Hawaii. Esta es la EPIC5, brevemente.

Firmemente resuelto a participar en esta locura, Michal Subrt comenzó a entrenar bajo la supervisión del legendario triatleta checo Petr Vabrousek. “El día que empezamos estaba pensando en hacer mucho ejercicio, sin embargo, Petr duplicó instantáneamente mis porciones de entrenamiento. Dos meses antes de la carrera, trabajaba aproximadamente 135 horas al mes”, recuerda Petr. Siendo un hombre de familia y propietario de una empresa de construcción e ingeniería, explica que, a pesar de una planificación meticulosa, de repente tuvo dificultades para manejar su agenda diaria.

 

Algunos de los participantes de EPIC5 hablan de quedarse dormidos mientras corren. Algunos acaban asustados por las alucinaciones salvajes causadas por el agotamiento. A pesar de cometer un error de principiante clásico, Michal estaba lejos de experimentar algo parecido a ambos. “Antes de la carrera, accidentalmente comí algo que me causó náuseas durante la parte en bici en uno de los días de carrera. Eso fue todo. Mi estómago se revolvió pronto”, dice Michal.

No sólo se convirtió en el primer atleta de la República Checa que ha terminado la carrera, sino que Michal llegó a la meta justo a tiempo para establecer un nuevo récord mundial después de completar las cinco etapas en sólo 60 horas y 35 minutos. “Inmediatamente después de correr a través de la maratón final las emociones estaban más allá de cualquier imaginación y de repente me di cuenta de que exactamente durante estos tres segundos de euforia lo he estado haciendo todo”, describe Petr sonriendo.

 

Ahora, Michal tiene otro desafío por delante. Después de terminar cuarto en la carrera de Ultraman en Florida hizo los requisitos de calificación para los próximos Campeonatos Mundiales. “Ambos acontecimientos son extremadamente dolorosos”, compara Michal Ultraman con el EPIC5. Aunque el EPIC5 es más largo y probablemente más exigente mentalmente, Ultraman es corto pero intenso. “Estoy contento de haber sido invitado a participar en los Campeonatos Mundiales, demostrando que nunca es tarde para aceptar grandes desafíos”, dice Michal.