Alberto Contador lo ha conseguido. El sueño que estaba en su cabeza hace casi una década ya es una realidad. La Fundación Alberto Contador ya tiene su equipo profesional. En 2018 se llama Polartec – Kometa y es filial del Trek. Su nacimiento no ha sido fruto de un día, sino la evolución de un proyecto que comenzó con un equipo junior y otro sub-23 hace cinco temporadas y que ahora da cobertura a 40 ciclistas y medio centenar de chavales de su escuela de ciclismo.


Si algo ha dicho siempre Contador desde que comenzó con el proyecto de su Fundación es que quería devolver al ciclismo todo lo que le había dado. Lo reiteró en la presentación del equipo. Su objetivo era la cantera y sobre todo dar un futuro a los chavales que empezaban a correr. Una vía de acceso clara al profesionalismo. Por ahí llegó ya Enric Mas, que recaló en la Fundación como júnior. Habrá más

Lo que Contador ha conseguido montar es una estructura similar a los clubes que existen en otros países de Europa, sobre todo Francia, Bélgica y Holanda. Allí los chavales que empiezan van pasando por todas las categorías y, si tienen nivel, acaban teniendo una oportunidad en el equipo profesional. Muy similar a lo que ocurre en el fútbol y que solo hacía la estructura del Caja Rural.

Formando a la cantera

El Polartec Kometa es un paso más en la estructura. Que incluso algún día llegará a ser World Tour. Por ahora quieren ir tranquilos. Lo dice Rafa Díaz Justo, que lleva en la Fundación desde sus inicios dirigiendo al equipo Sub-23. “Es la metodología que hemos seguido estos años. Antes los junior soñaban con llegar al equipo élite. Ahora con ser profesionales”.

No en vano el trabajo de estos años ha dado sus frutos. Diego Pablo Sevilla, Juan Camacho y Miguel Ángel Ballesteros comenzaron en el equipo júnior de la Fundación y ahora son profesionales con el Polartec – Kometa. El éxito en gran parte es de ellos, pero también del trabajo y los medios que ha puesto la Fundación. Desde júnior ya cuentan con el mismo material que los ciclistas profesionales. Bicicletas de gama alta, primero Specialized, luego Look y ahora Trek, entrenador y sobre todo la opción de viajar fuera de España para competir. Algo que Rafa Díaz Justo siempre ha dicho que “es fundamental. Y hasta ahora no se hacía. El Giro de Aosta en Italia o Ronde de L’Isard y Tour de Normandía en Francia les sirven para forjarse y conocer otro ciclismo”.

No es lo único. La Fundación Contador siempre ha montado  Campus de Entrenamiento para la cantera. Mar de Pulpí, el Gavia, Arizona o Gran Canaria son algunos de los lugares donde se han concentrado durante varias semanas para entrenar en grupo y recibir la formación de los técnicos. Igual que si estuvieran en un equipo profesional de categoría continental o World Tour.

Pero aún han llegado más abajo. La base de todo es la Escuela de la Fundación Alberto Contador.  Ya tiene 4 años de vida y ahora mismo cuenta con unos 40 chavales en categoría escolar que aprenden a montar en bici y a formarse en el mundo del deporte.

Lo que ha conseguido el de Pinto es crear una estructura sólida con personas de su entorno. Hasta ahora todo ha estado dirigido por su hermano Fran Contador, la dirección del equipo sub-23 siempre ha sido para Rafa Díaz Justo, uno de sus primeros compañeros en la Once, el entrenador del equipo júnior es Jorge Ramos, amigo íntimo de Alberto y compañero de grupetta, igual que Patricio García, que se encarga de las redes sociales. Jacinto Vidarte, su jefe de comunicación desde hace más de una década se encarga de la información. Y ahora Jesús Hernández se ha unido después de colgar la bicicleta a la vez que el propio Alberto.

Polartec Kometa

El equipo profesional ha nacido como un filial del Trek en categoría continental, la tercera del ciclismo profesional, y es una mezcla italo/española. Por un lado la dirección de Alberto y Fran Contador y también la de Ivan Basso, que unió su destino al del ciclista de Pinto hace tres temporadas.

A la cabeza están Jesús Hernández, que colgó la bici el pasado mes de septiembre, y el veterano Dario Andriotto. Entre los patrocinadores principales, los americanos de Polartec, la marca italiana de alimentación Kometa, además de Trek, Valtelina, Skoda, Vittoria, Rotor y Honestfood.

Entre los corredores, cuatro españoles Diego Pablo Sevilla, Juan Camacho, Isaac Cantón y Miguel Ángel Ballesteros, dos italianos Michele Gazzoli y Matteo Moschetti, además de Patrick Gamper (Austria), Michel Ries (Luxemburgo), Awet Habtom (Eritrea), Kevin Inkelaar (Holanda), Wilson Peña (Colombia).

Debutaron en la Vuelta a Valencia y solo dos carreras después han estrenado el palmarés en el Tour de Antalya de Turquía. El italiano Moschetti fue el encargado de abrir la cuenta. Un paso más de futuro.