Mientras que en la mayoría de los países del primer mundo la educación, los servicios públicos y el acceso a ellos están garantizados, en el tercer mundo no pueden decir lo mismo. El grado de felicidad y prosperidad de cada país se basa en las posibilidades de futuro que tiene cada nueva generación y la educación es el catalizador que asegura el éxito económico en el futuro para cualquier comunidad.

Según UNICEF en Zambia 4,7 millones de niños viven en la pobreza y 375.000 de ellos con edades comprendidas entre los 7 y 14 años no están inscritos en ningún centro educativo. Por eso el acceso a una bicicleta cambia drásticamente la vida de estos niños. El programa World Bicycle Relief  ha trabajado desde hace años con el objetivo de que la distancia sea un obstáculo para la educación, la saluda y las oportunidades económicas y para ello encontró una solución: La bicicleta.

Normalmente los estudiantes rurales debe caminar durante dos o más horas sólo para llegar al colegio y cuando lo hacen acaban cansados y desconcentrados en clase. Las chicas, además, tienen tareas domesticas a primera hora de la mañana y llegar a clase a tiempo es aún más complicado. Aparte de llegar tarde y exhaustos, su rendimiento académico disminuye poco a poco y todo si aún consiguen mantenerse en el colegio. La bicicleta puede reducir su tiempo de traslado en un 75%.

El programa World Bicycle Relief ha entregado desde 2009 más de 50.000 bicicletas especialmente diseñadas para estudiantes y trabajadores de Zambia. Estás bicicletas robustas y de alta calidad, que se llaman Buffalo, han proporcionado movilidad a familias enteras porque normalmente se pasan de unos hermanos a otros. Si miramos los datos proporcionados por WBF el hecho de tener una bicicleta aumenta la asistencia al colegio un 28%, la comunidad de voluntarios sanitarios hace un 45% más de visitas a pacientes y los granjeros han aumentado un 25% sus entregas diarias de productos. Como los niños no llegan cansados y extenuados después de una dura caminata sus resultados académicos han mejor un 58%. En definitiva, unos beneficios impresionantes con solo colocar una bicicleta en su vida.

La última campaña de WBR para julio de 2017, Whels in the Field, pretendía financiar 3.200 bicicletas Buffalo más para hacer la vida más sencilla a la gente de Zambia y consiguió superar sus expectativas y llegar a la 3.688. Todo gracias a las donaciones de diversos contribuyentes y patrocinadores de todo el mundo.

La campaña del mes de julio todavía se puede mejorar. Solo hay que visitar la página web de Word Bicycle Relief’s y cualquier puede contribuir a la causa y donar su bicicleta, o incluso hacerse voluntario y ayudar en la organización y traslado de bicicletas. Cualquiera puede dar un poco de sí mismo. Esto demuestra que cualquier puede cambiar el mundo.