El estado de hidratación afecta al rendimiento del ciclista y a la recuperación. Los ciclistas del Tour de Francia tienen que competir a su máximo nivel día tras día durante tres semanas, por lo que es imprescindible tener una buena estrategia de gestión de fluidos. Veamos cómo lo hacían en llos inicios del Tour y comparémoslo con el enfoque moderno de la hidratación.

Chocolate caliente y champagne

Hasta la década de 1960 era una práctica común beber alcohol mientras se compite en el ciclismo de resistencia. Los ciclistas podía beber desde cerveza y vino hasta champán, tanto para hidratarse como para  hacer la ‘etapa’ más divertida. Por ejemplo, el ganador del Tour de Francia de 1904, Henri Cornet, consumía 11 litros de chocolate caliente, 4 litros de té, champán y 1,5 kilos de arroz con leche al día. Esto puede parecer una locura para los estándares actuales de las etapas de 5 horas de duración, pero tenga en cuenta que a principios de 1900, los ciclistas tenían que soportar 18 horas al día de sillin durante todo el Tour.

Aunque una cerveza no perjudicará su estado de hidratación, hay maneras mucho más efectivas de hidratarse. Los equipos tienen una política muy estricta cuando se trata de alcohol en estos días. “Nada de alcohol durante el Tour, ni siquiera durante las semanas anteriores”, dijo Judith Haudum, nutricionista de BMC. “Tal vez si ganas una etapa o te vistes de líder puedes tomar una copa en la cena.”

Electrolitos y carbohidratos

Ahora mismo con solo agua no es suficiente para hidratarse. Cada litro de sudor contiene aproximadamente 900 mg de sodio, 1 mg de magnesio, 300 mg de potasio y 15 mg de calcio. Una buena estrategia de hidratación reemplazará todos esos electrolitos, proporcionará suficiente cantidad de líquidos y también algunas calorías. El contenido específico de un bidón depende mucho del tiempo, del tipo de escenario y de la fisiología del ciclista. Hay tres tipos principales de bebidas deportivas utilizadas.

Bebidas Hipertónicas – Tienen la mayor concentración de azúcares (10 % y más) y se utilizan principalmente para la recuperación. Se digieren relativamente despacio, por lo que no son buenos para su consumo en la bicicleta, ya que los ciclistas tendrían que reducir la velocidad o experimentar problemas digestivos. La mayoría de las veces, los profesionales los reciben en forma de zumos de frutas en el autobús de regreso al hotel.

Bebidas Isotónicass – Estas bebidas tienen una concentración de azúcares similar (6 – 8 %) a la de la sangre, lo que significa que se absorben rápidamente a la vez que suministran al ciclista una gran cantidad de combustible. Este tipo de bebidas deportivas se utilizan sobre todo en las etapas planas para ayudar a los ciclistas a repostar cuando no tienen que esforzarse al máximo.

Bebidas Hipotónicas – Estas tienen la concentración más baja de azúcares (1 – 4%) pero permiten una hidratación más rápida de las tres opciones. Estas bebidas se utilizan a menudo en días muy calurosos para que los ciclistas puedan beber aún más sin sobrecargar los carbohidratos y experimentar problemas digestivos.

10 litros de fluidos al día

Los profesionales tienen que beber hasta 10 litros de líquidos cada día. La mayor parte en carrera, donde tienen que seguir bebiendo aproximadamente 2 bidones o 500 a 1000 ml de líquido por hora. Por lo general, los equipos miden los índices de sudor de los ciclistas individualmente para saber exactamente cuánto líquido y electrolitos deben reemplazar. También hay que tener en cuenta el clima y el grado de dureza, ya que la altitud aumenta la sudoración y la pérdida de líquidos.

No es sencillo

Incluso con todas esas bebidas deportivas hechas a medida, las estrategias de hidratación y la ayuda doméstica, los ciclistas siguen cometiendo errores. Cuando las cosas se ponen difíciles, pueden olvidarse fácilmente de seguir bebiendo. Así que la próxima vez que corran, ¡recuerden beber de esa botella!