Los entrenamientos de verano son complicados, ya que muchos ciclistas no están seguros de cómo abordarlos y terminan frustrados. Echemos un vistazo a algunos trucos que te ayudarán a salir de la depresión del verano y a mejorar tu estado físico, sin importar lo exitosa que haya sido tu temporada hasta ahora.

Compartir:


Evitar la zona gris

El entrenamiento de invierno es más fácil en cierto sentido porque tienes las limitaciones de un día más corto y un clima desagradable. Eso te hace eficiente, eliges cuidadosamente las etapas largas y fáciles, y sacas el máximo provecho de los intensos. El verano es lo contrario. Parece que hay un tiempo interminable y buen tiempo y terminas haciendo la mayor parte de tu entrenamiento en la zona gris – no lo suficientemente duro como para causar una adaptación positiva del entrenamiento, y no lo suficientemente fácil como para mejorar la recuperación. Este tipo de entrenamiento está bien a veces, pero demasiado de esto llevará al estancamiento. Asegúrate de tener muchas opciones de recuperación fáciles donde tengas porqué ir rápido. Y aprieta más fuerte en tus series.

 

Mantente fresco

La misma razón que mantiene a muchos ciclistas en gris durante el verano les lleva a no tomar suficientes días de descanso también. Especialmente en verano, con el calor añadido y con el añadido de “entrenamiento cruzado” inesperado en forma de natación o senderismo durante las vacaciones, es esencial dar a tu cuerpo el descanso necesario. A menos que tengas mucha experiencia y sepas exactamente lo que estás haciendo, es mejor que te quedes con un día de descanso cada 7 días. Si se acerca una carrera o una cicloturista, toma un día de descanso dos días antes y un día fácil un día antes. Te sorprenderá lo que puedes hacer con las piernas frescas en verano.

Las subidas habituales y el tempo aeróbico estándar combinado con mucho calor pueden hacer que su temperatura corporal aumente rápidamente.. © Profimedia, DPphoto


Apuntate a un evento

Un problema común del verano es la falta de objetivos. Con la temporada de vacaciones en progreso y una ola de actividades de verano tratando de robar tu atención, puede ser difícil encontrar la motivación para un entrenamiento estructurado. Una cosa que hace las cosas simples y claras es una carrera. Si te encuentras a la deriva, no sabes cómo acercarte a los entrenamientos de verano, inscríbete en un evento. El pago de la inscripción te dará un incentivo financiero y marcar una fecha en tu calendario. Todo lo que queda es planificar tus sesiones de entrenamiento en función de tu estado físico y el tiempo que te queda.

Planteate un reto

No siempre es la aptitud física lo que importa en los entrenamientos de verano. Podría ser algo psicológico. Tal vez tuviste algunos contratiempos y el entrenamiento no está yendo según lo planeado. O tal vez simplemente no te sientas inspirado por los eventos a los que te inscribiste y estés cansado de los entrenamientos repetitivos. Es entonces cuando es esencial traer de vuelta la diversión y la emoción de entrenar para algo nuevo. Encontrar un evento que te desafíe de una manera diferente es clave. Tal vez es inscribirse en una carrera que es más larga que cualquier otra que hayas hecho antes. Tal vez sea un nuevo estilo de competición como una contrarreloj, o una nueva superficie como la grava. El desafío adecuado te hará querer subirte al sillín y empezar a entrenar de inmediato

Esta web utiliza cookies

Puedes encontrar más información sobre el procesamiento de tus datos personales a través de cookies y más información sobre tus derechos en ""Información sobre el procesamiento de datos personales a través de cookies y otras tecnologías web"". A continuación puedes aceptar tu consentimiento para el procesamiento de tus datos personales para estadísticas y análisis del comportamiento del usuario.